Actos de Misericordia

Elvis.png
isaiah-rustad-3AmULVcHyAw-unsplash.jpg

Miles de personas intentan cruzar a diario las fronteras sur de nuestro país en busca de un mejor futuro. Llenos de esperanzas deciden arriesgar sus vidas cruzando las aguas del rio Bravo o el árido desierto en manos de un coyote que les ha prometido la irrealidad mas grande sus vidas. Estas familias que son procesadas como “refugiados infantiles” por ICE son dejadas en libertad y ya en suelo Estadounidense sin saber a donde ir, con varios días sin las condiciones higiénicas apropiadas, con acceso restringido a la comida, inician la realidad soñada. Ahí es donde entra la iglesia siendo las manos y los pies de Jesús e iluminando los momentos oscuros de decenas de familias que llegan a nuestra ciudad. Estamos consiente de que estamos llamados a “considerarnos uno con Cristo en su plan de misericordia”. 

Cada cristiano debe entender que “todo aquel que ha recibido la iluminación divina debe alumbrar la senda de aquellos que no conocen la Luz de la vida”  y así ayudar a pintar de colores el sueño gris de varias familias. El primero y el ultimo jueves de cada mes nos unimos al consulado de Guatemala en Phoenix en la realización de las siguientes tareas:

1.         Las familias son recogidas por un igual: Nuestros hermanos recogen las familias que ICE deja en libertad para llevarlas a la iglesia y ofrecerles asistencia para llegar a sus lugares de destino. El ver la cara de un igual y escuchar un idioma conocido les vuelve la confianza.

2.         Las familias son llevadas a la iglesia: Al llegar a la iglesia encuentran comida recién hacha y la posibilidad de asearse. Los hermanos disponen ropa para los padres y sus hijos. Se les provee de un lugar para dormir hasta que sean llevados al medio de transporte que los llevara a su lugar de destino.

3.         Las familias entran en contacto con sus familiares: Nos comunicamos con sus familiares dentro de los Estados Unidos y en sus países de origen. Los familiares proveen los pasajes para su transportación hacia su lugar de destino y luego son llevados al lugar de transportación.

4.         Las familias encuentran un entorno apropiado: Durante la estadía nuestros jóvenes juegan con los niños creándoles un ambiente emocionalmente seguro adaptado a sus edades.

5.         La familia se convierte en un contacto misionero: Se contacta al pastor de la ciudad de destino de la familia con la finalidad de que este le de seguimiento con su iglesia a la familia que ha estado con nosotros.

Aun seguimos encontramos nuevas formas para ayudar a estas familias como: asistencia medica básica, orientaciones básicas sobre la cultura y el país, charlas de orientación familiar, etc.

Si eres una iglesia en algunos de los estados fronterizo te invito a marcar la diferencia en tu comunidad siento las manos y los pies de Jesús mostrando una verdadera compasión por aquellos que Jesús murió. Elena G. de White enfatizando las acciones de misericordia argumentando: 

“Cuando los corazones simpatizan con otros corazones agobiados por el desánimo y el pesar, cuando la mano se extiende para ayudar al necesitado, cuando se viste a los desnudos, y el forastero recibe la bienvenida a vuestra casa y a vuestro corazón, los ángeles llegan muy cerca, y semejante acción halla respuesta en el cielo. Todo acto de justicia, misericordia y benevolencia produce melodía en el cielo. El Padre desde su trono contempla a los que realizan estos actos de misericordia, y los cuenta entre sus más preciados tesoros.”  

Permitamos que la misericordia llene nuestros corazones y que nuestros actos se conviertan el tesoro de Dios.

 

Doctor Elvis Díaz es pastor en la Asociación de Arizona de la Iglesia Adventista del Séptimo Día.