Objetivos, Grupos Pequeños y Bautismo

Tony.png
Tony.jpg

“Por tanto, id y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado. Y yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.

Amén” (Mateo 28:19, 20)

Todos nosotros reconocemos estos versículos en el evangelio de Mateo; son las palabras de Jesús, y el pasaje se llama “La gran comisión”. Muchos han dicho sabiamente: “Todas las palabras que habló Jesús son importantes”. No es algo que dijo al azar o sin pensar en lo que decía, cómo lo decía y en qué orden lo estaba diciendo.

Notarán que Jesús dio tres órdenes (objetivos) en esta Gran Comisión:

1.    Hacer discípulos

2.    Bautizar

3.    Enseñarles a observar todas las cosas que Jesús enseñó/ordenó.

No deberíamos tomar a la ligera estos imperativos, ni deberíamos ignorar el orden en el que fueron dados.


En primer lugar, Jesús nos ordenó hacer discípulos. Los diccionarios bíblicos y similares definen un discípulo como un “seguidor devoto de un gran líder o maestro religioso”. Cuando “traemos gente a la iglesia”, ¿estamos preparando “devotos seguidores de Jesús”? ¿Estamos asegurándonos de que son discípulos verdaderos de Jesús? En ocasiones, me pregunto si comenzamos con la parte de enseñanza, bautizamos a las personas cuando “saben” lo suficiente y entonces esperamos que lleguen a ser discípulos después de unirse a la iglesia.

Ese no es el orden que nos dio Jesús, ¿no es así? Demasiado a menudo, escucho que las personas se están yendo por la tristemente célebre “puerta del fondo” de la iglesia. ¿Podría esto deberse a que no hemos preparado discípulos para el bautismo?

Por favor, no malinterpreten lo que quiero decir: Es muy importante enseñar a las personas todas las cosas que Jesús ha mandado. Esa ES parte de la Gran Comisión. Pero es mucho más difícil hacer que alguien acepte las creencias fundamentales cuando no son en primer lugar devotos de Cristo. Las creencias importantes se convierten en reglas de una lista de cosas permitidas o prohibidas. Usted y yo sabemos que sentimos una motivación mucho mayor de participar de algo cuando conocemos al líder, creemos en la visión y nos sentimos afirmados. 

Es allí donde entra el Ministerio de Grupos Pequeños. En mi último artículo compartí la siguiente cita de Elena G. White: “La formación de grupos como base de esfuerzo cristiano, es un plan que ha sido presentado ante mí por Aquel que no puede equivocarse. Si hay un gran número de hermanos en la iglesia, organícense en grupos pequeños, para trabajar no solamente por los miembros de la iglesia, sino por los no creyentes también”.El evangelismo, p. 89.

Las personas escuchan a sus amigos. La gente acepta consejos y oraciones de sus amigos, cuando saben que se interesan genuinamente en ellos. El ministerio de Grupos Pequeños Saludables(GPS) está diseñado para cumplir eso mismo, establecer relaciones con amigos de la comunidad, mediante el amor y la compasión, permitiendo que el Espíritu Santo produzca el crecimiento y la entrega definitiva a Cristo. Los Grupos Pequeños Saludables cumplen con el primer y fundamental “objetivo” de la Gran Comisión: ¡hacer discípulos!

La División Norteamericana, mediante la Secretaría de Ministerios Multilingües, ha lanzado una iniciativa denominada “Grupos Pequeños Saludables-VIDA”. El objetivo es establecer y fortalecer 22.500 GPS en la División Norteamericana para el año 2020. Comenzamos este año con la comunidad hispana y distribuimos 15 mil juegos de “VIDAgps”. El Señor bendijo esta iniciativa de maneras increíbles y como resultado, me preguntaron una y otra vez si podíamos tener ese material a disposición en inglés. En este momento estamos traduciendo ese material al inglés, con el sueño de establecer y fortalecer 7500 GPS en las iglesias de habla inglesa. Me entusiasma mucho saber que varias asociaciones han mostrado interés en ser “Asociaciones Piloto”, y esperamos iniciar la capacitación en el otoño de 2019.

También tenemos objetivos de crecimiento. Por ejemplo, en la comunidad hispana, hemos establecido los siguientes objetivos para 2019:

1.    Tener 10 mil GPS activos en la División Norteamericana

2.    Tener un promedio de ocho miembros de iglesia en cada GPS.

3.    Tener cinco amigos de la comunidad integrados a cada GPS.

4.    Que tres amigos entreguen su corazón a Jesús gracias a su relación con el GPS.

 

¿Qué significaría esto en la División Norteamericana?

1.    80 mil miembros de iglesia involucrados activamente en los GPS

2.    50 mil miembros involucrados y participando en los GPS

3.    30 mil amigos que se unan a la familia de Dios

Algunos pueden cuestionar por qué establecemos esos objetivos. Para mí jamás tuvo que ver con los números, pero necesitamos implementar un plan si esperamos que Dios añada su bendición. Proverbios 24:27 dice: “Prepara tus labores fuera, dispónlas en tus campos y edifica después tu casa”. Tenemos que –mediante la oración y el estudio de la Palabra de Dios– hacer planes, establecer objetivos y cooperar con el Señor para que se hagan realidad. El cliché dice: “Si fracasas en planificar, planificas para fracasar”.

Como expastor de jóvenes, recuerdo un principio fundamental para enseñar la Biblia a los jóvenes. Decía así “Dime y lo olvidaré; muéstrame y recordaré; camina conmigo y comprenderé”. Esa es la clave, no es así, para hacer que las personas conozcan la belleza de Jesús, para hacerlos devotos del Salvador. Por supuesto, esto incluirá la educación cuando compartamos la Biblia con ellos, pero la parte de enseñanza entra a funcionar de manera plena después que llegan a ser discípulos, por medio de los GPS. 

Mi impresión es que si seguimos la Comisión Evangélica según ha sido expresada por Jesús y registrada en Mateo, haremos que muchos discípulos estén listos para asumir papeles de liderazgo en la iglesia, dado que abrazarán la Comisión Evangélica de Cristo y entonces irán y harán nuevos discípulos para honor y gloria de Cristo, por medio de los GPS.

 

Tony Anobile es vicepresidente de Ministerios Multilingües de la División Norteamericana.